El tiempo no se puede gestionar, el tiempo pasa mientras nosotros planificamos

Durante muchos años ha estado muy de moda el tema de la gestión del tiempo, como metodología para mejorar la productividad tanto a nivel profesional como personal.

Yo mismo leí sobre el tema hace tiempo y apliqué algunos conceptos a mis rutinas de trabajo. Además al ser ingeniero tengo muy interiorizada la “necesidad” de planificar todo. Incluso en mi primer proyecto empresarial dediqué muchos meses a desarrollar un plan de empresa con una planificación a 5 años, nada menos…

Me ha costado entenderlo pero ahora sé que el tiempo no se puede gestionar, el tiempo simplemente pasa, y además para todos igual. La clave no es cómo gestionamos el tiempo, básicamente porque no se puede, sino cómo elegimos distribuir nuestra atención, qué es lo que realmente podemos hacer.

Nosotros elegimos que hacer cada momento, y esto no va a depender de la magnífica planificación a 1 semana, 1 mes o 1 año, sino a cosas más banales como nuestro nivel de energía, nuestro estado de ánimo, el progreso de otras tareas o proyectos… Así que por muy buenos que seamos planificando, no tenemos ni la más remota idea ni de qué nos vamos a encontrar mañana.

Con esto no digo que la planificación debe ser inexistente, pero debe ser flexible. Es evidente que si tenemos que desarrollar un proyecto de larga duración, más nos vale hacer unas previsiones, aunque luego nos equivoquemos.

Yo desde que estoy con GTD he cambiado el chip. Ya no hago largas planificaciones determinando qué tareas voy a hacer en cada momento del día durante largos períodos, sino que tengo listadas todas las tareas que debo hacer, agrupadas en proyectos y alineadas con objetivos. Y en cada momento yo determino que tarea voy a completar según una serie de parámetros como mi nivel de energía, mi tiempo disponible, la fecha límite… Y con esto logro avanzar en todos mis proyectos a buen ritmo y con el mínimo de estrés.

Si intentas gestionar el tiempo, el tiempo va a acabar gestionándote a ti ;)